Inicio Productos Descargas Compre Ahora Corporativo Desarrollador Servicios de Traducción Comunidad Nosotros

TIP #123 - Este tip fue enviado en la semana: del 28 Ene al 3 Feb, 2007

123

Sufijos Expresivos O Apreciativos Del Español - Parte IV

 

Este tip aplica a los siguientes programas:

• ESI Professional

La forma diminutiva ‘–ito’ se aplica particularmente a sustantivos y adjetivos; incluso a los nombres propios de personas, como una actitud afectuosa (a no ser que se haga con sarcasmo), para establecer un trato más familiar o íntimo.

 

También admiten ese sufijo diminutivo bastantes adverbios, especialmente los de origen adjetivo, como estos: Hablar bajito o durito, Caminar rapidito, Estar mejorcito, etc.

 

Y los verdaderos adverbios pueden diminitivizarse, así: Cerquita – Lejitos –Encimita –Apenitas –Despacito –Ahorita –Despuesito –Lueguito -Tardecito o tardito, entre otros.

 

El gerundio de algunos verbos admite el diminutivo en lenguaje informal. Por ejemplo: “corriendito”, “apurandito”, “jugandito”, “vacilandito”, y así por el estilo.

 

Se insiste en que la mejor manera de considerar todos estos sufijos es como ‘expresivos’ o ‘apreciativos’ dado que, muchas veces, lo que aportan son matices de aprecio positivo o negativo, independientes de cualquier clase de magnitud (disminución o aumento). Tanto es así que, en un amplio porcentaje de los casos, el matiz introducido por el sufijo ‘-ito’ no se refiere ni siquiera al objeto designado (al que lleva el sufijo), sino que expresa una actitud simpática o amable de la persona que habla hacia la persona a quien le habla. Observe: “¿Quiere comidita?”, no tiene que ver con la ‘comida’ en sí sino con la persona a quien se pregunta. Igualmente en: “Les mando un saludito”; “Aquí tiene su chequecito”; etcétera.

 

Sin perder de vista el matiz atenuativo que suele infundir en conceptos considerados escabrosos o de alguna manera polémicos, así: “muertito”, “loquito”, “atarantadito”, “borrachito”, entre otros. Asimismo, el sufijo es un recurso de gran eficacia para que una orden o mandato no suene tan brusco, o que un pedido no suene tan osado. Por ejemplo: “¿Me regala una firmita?” (aquí además está el recurso de la pregunta retórica), “Échenos una manita” o “Dénos una ayudita”. “Una monedita” (petición en el habla de los mendigos). Etcétera.

 

En el otro extremo,  el diminutivo puede infundir un sentido plenamente despectivo, de queja o de censura, como en: “¡Qué nochecita la que pasé!” “Me llevaron a  cada lugarcito…” “Me tengo unos vecinitos” (con gestos de desagrado).  En casos como estos, son indispensables los factores del contexto de habla y las expresiones faciales o gestuales, para decodificar claramente con qué intencionalidad se está empleando el diminutivo. Precisamente esta es una de las razones por las que los apreciativos son tan frecuentes en el lenguaje hablado pero casi inexistentes en el escrito: en este último no se cuenta con el apoyo gestual, ni de las modulaciones o tonos de la voz.

 

   
 

NOTA: Para ver un índice de todos los tips haga clic aquí. Para descargar la colección completa de tips haga clic aquí.

Lo Nuevo   |   Soporte   |   Contáctenos   |   Política de Privacidad   |  Centro de Prensa   |   Enlaces
© 2007 Word Magic Software Inc. Todos los Derechos Reservados
Copyright (c) 1996-2004 Roving Software Incorporated d/b/a Constant Contact. All rights reserved. Except as permitted under a separate written agreement with Constant Contact, neither the Constant Contact software, nor any content that appears on any Constant Contact site, including but not limited to, web pages, newsletters, or templates may be reproduced, republished, repurposed, or distributed without the prior written permission of Constant Contact. For inquiries regarding reproduction or distribution of any Constant Contact material, please contact legal@constantcontact.com.