Inicio Productos Descargas Compre Ahora Corporativo Desarrollador Servicios de Traducción Comunidad Nosotros

TIP #120 - Este tip fue enviado en la semana: del 1 al 6 Ene, 2007

120

Sufijos Expresivos O Apreciativos Del Español

 

Este tip aplica a los siguientes programas:

• ESI Professional

 

Son los que tradicionalmente se han clasificado como “sufijos diminutivos” por un lado, “sufijos aumentativos” por el otro, y “sufijos despectivos” como una clase distinta. Pero esas etiquetas no se tienen que entender como descripciones rígidas del valor que presentan los sufijos. En la práctica, todos ellos cumplen una función múltiple, al grado de que en muchos casos se llegan a intercambiar las funciones unos con otros.

 

Es abrumadora la frecuencia de vocablos castellanos que se forman con sufijos expresivos, el considerable número de los sufijos como tales, y la variedad de circunstancias en las que se usan. Por lo tanto, es un tema imposible de eludir cuando se quiere tener una aproximación al español real, el español vivo.

 

Estos sufijos pueden añadirse a todas las categorías gramaticales (clases de palabras) con las únicas excepciones del artículo, la preposición y la conjunción. El resto –sustantivo común o propio, adjetivo, verbo, adverbio- sí incorporan sufijos apreciativos en una amplia gama de circunstancias.

 

 

Primer tipo: Sufijo aumentativo

 

El sufijo aumentativo por excelencia en Hispanoamérica presenta dos formas más o menos alternantes: «-ón, -ona” o bien “-ote, -ota».

Ejemplos:

Con sustantivos

problemón, casona, casota, orejotas, narizota, corazonzote.

 

Con adjetivos

grandote, buenote, comodona, elegantón, sabrosón.

 

Con adverbios

arribota (de forma intensificada, “arribotota” y “arribototota”).

También es bastante común el caso de que a partir de una forma verbal se derive un adjetivo mediante el sufijo apreciativo. Así, por ejemplo:

De mandar = mandón

De llorar = llorón

De regañar = regañón, etcétera.

En los dialectos ibéricos se prefiere el sufijo aumentativo «-azo, -aza», aplicable a cualquier sustantivo o adjetivo, por ejemplo 'caraza’, ‘bocaza’, ‘perrazo', e inclusive adverbios como ‘muchazo’. Eso no quiere decir que no se empleen también los sufijos enumerados arriba.

 

Es normal que los nombres femeninos pasen a masculinos al hacerse aumentativos. Gracias a ese procedimiento, surgieron palabras como: aldabón, cucharón, paredón, salón, pizarrón y botellón, los cuales ya ni siquiera son percibidos como aumentativos de un sustantivo preexistente, sino como unidades autónomas.

 

   
 

NOTA: Para ver un índice de todos los tips haga clic aquí. Para descargar la colección completa de tips haga clic aquí.

Lo Nuevo   |   Soporte   |   Contáctenos   |   Política de Privacidad   |  Centro de Prensa   |   Enlaces
© 2007 Word Magic Software Inc. Todos los Derechos Reservados
Copyright (c) 1996-2004 Roving Software Incorporated d/b/a Constant Contact. All rights reserved. Except as permitted under a separate written agreement with Constant Contact, neither the Constant Contact software, nor any content that appears on any Constant Contact site, including but not limited to, web pages, newsletters, or templates may be reproduced, republished, repurposed, or distributed without the prior written permission of Constant Contact. For inquiries regarding reproduction or distribution of any Constant Contact material, please contact legal@constantcontact.com.